Se trata de poder despegar, volar y aterrizar con un ala flexible por los propios medios del piloto, es decir; a pie. El ideal sería desde una ladera no muy inclinada y encarada a un viento moderado. Después el piloto se sentará cómodamente en una silla y a disfrutar del vuelo.

 

Vuelos en biplaza. Acompaña al piloto del parapente.

Conviértete en un privilegiado espectador volando junto con el piloto en un parapente biplaza. Es muy habitual que las personas que han probado el vuelo en biplaza quieran más tarde aprender a pilotar el parapente y se apunten a cursos de vuelo.

Parapente en Cuenca

Información y Reservas

663 189 324

663 189 326

 

También por WhatsApp

 

info@unaventuracuenca.com